Entradas

EFE NOTICIAS

El mexicano Sergio ‘Checo’ Pérez (Red Bull) consideró positivos los entrenamientos libres del Gran Premio de Italia a pesar de sus discretos tiempos, el decimocuarto de la práctica matinal y el sexto de la vespertina.

“Hemos estado jugando con la configuración, explorando diferentes direcciones, así que creo que, en general, tenemos muy buena información para el futuro», comentó en declaraciones que facilitó su equipo.

EFE NOTICIAS

El neerlandés Max Verstappen (Red Bull) impuso su ley en casa, en el Gran Premio de los Países Bajos de Fórmula Uno, arropado por su gente y saliendo ganador, otra vez, de una batalla con Ferrari y Mercedes que estuvo condicionada por los incidentes en pista que hundieron al británico Lewis Hamilton (Mercedes) y acabaron por arruinar la carrera del español Carlos Sainz (Ferrari), no así la de Fernando Alonso (Alpine), quien remontó siete puestos.

Un triunfo más para el campeón y Red Bull, no tan sobrados como en Bélgica una semana antes, y otra pifia de Ferrari, que comenzó a destrozar la desafortunada carrera de Sainz con una parada de más de 12 segundos por olvidarse del neumático trasero izquierdo.

LA ELECCIÓN DE NEUMÁTICOS

Verstappen y los dos coches del ‘cavallino’ salieron con blandos, pero el neerlandés los estrenaba después de haberse ahorrado un juego en la Q2 del sábado. Ea montura eligieron la mayoría de los pilotos salvo seis: los dos Mercedes, el británico Lando Norris (McLaren), el alemán Mick Schumacher (Haas), el tailandés Alexander Albon (Williams) y el danés Kevin Magnussen (Haas).

La salida fue limpia. El líder tapó a Charles Leclerc y Carlos Sainz hizo lo propio con Lewis Hamilton, que llegó a tocarle, sin consecuencias. Russell perdió una posición con Lando Norris, aunque la recuperó en la cuarta vuelta, y Ocon ganó tres para situarse noveno, algo que no logró Fernando Alonso, decimotercero. El bicampeón, con mejor ritmo, perdió tiempo detrás del francés Pierre Gasly (Alpha Tauri).

El único sobresalto en las primeras vueltas lo protagonizó Kevin Magnussen, que perdió el control de su monoplaza, se fue a la grava, tocó el muro y, milagrosamente, pudo regresar a la pista y continuar la carrera.

Al paso por la vuelta 10, Verstappen disfrutaba de 1.7 segundos sobre Leclerc, con Sainz ya descolgado y con Hamilton en los retrovisores del Ferrari.

LA REMONTADA DE ALONSO y EL DESASTRE DE FERRARI

Alonso logró superar a Gasly a esas alturas de carrera y comenzó a remontar para resarcirse de un mal sábado en el que se vio frenado por el Red Bull de ‘Checo’ Pérez. En el duodécimo giro, por dentro, adelantó al japonés Yuki Tsunoda (Alpha Tauri) antes de entrar en boxes en la siguiente para calzar duros. Ganó otras dos por la estrategia de Schumacher, que cambió neumáticos pese a haber salido con medios y estuvo 10 segundos en el pit lane, y la de su compañero Esteban Ocon.

Poco tiempo invirtió el hijo del heptacampeón en comparación con el desastroso cambio de ruedas de Ferrari con Sainz. El 55 entró para protegerse en la vuelta 15, su equipo se olvidó del neumático trasero izquierdo y se dejó 12.7 segundos. Perdió posición con Pérez, que no pudo evitar pasar por encima de la pistola de Ferrari, y con Hamilton. Nada que ver con los 2.5 de Leclerc tres giros más tarde. A Sainz le tocaba remar en pista por otro error ajeno.

EL PULSO VERSTAPPEN-MERCEDES

Los dos Mercedes, que iban, inicialmente, a una parada, lideraron cuando Verstappen pasó a medios en la vuelta 19. A Russell le tocó contener al campeón, pero en el primer intento, por fuera en Tarzan en la vuelta 28, el Red Bull ya estaba delante del compañero de Hamilton, que fue al ‘pit lane’ en la 30 para poner duros y regresó a pista a seis segundos de Pérez.

El mexicano hizo trabajo de equipo con el británico, resistió más que Russell, no le dejó pasar a la primera, aunque tuvo que bloquear, y no pudo evitarlo en la segunda opción que tuvo el piloto de Stevenage. El de Mercedes no contaba con un invitado inesperado, el tetracampeón alemán Sebastian Vettel, que se incorporaba desde boxes. Hamilton tuvo que contener a Pérez y salvó la situación, pero perdió unos segundos importantísimos.

Russell lo aprovechó para adelantar al mexicano poco después y encimar también a su compañero en la estrella.

DESCONCERTANTE TSUNODA

Cuando la carrera se aproximaba a las 50 vueltas, Tsunoda y Alpha Tauri desconcertaron a la parrilla y pusieron en bandeja el triunfo a Verstappen. O eso parecía.

Primero, el nipón se quejó por radio de que no le habían apretado bien las ruedas, se paró en pista, soltó el cinturón y entonces en el equipo le transmitieron que las gomas estaban bien. Volvió al pit lane, le ‘amarraron’, salió de nuevo y aparcó en una escapatoria de Zandvoort, lo que obligó a sacar el coche de seguridad virtual.

Esa actuación afectó negativamente a Ferrari (principalmente a Leclerc), que acababan de entrar a cambiar neumáticos, y a Mercedes que se quedó sin opciones de complicarle a Verstappen.

EL INCIDENTE DE BOTTAS Y LA CAÍDA DE HAMILTON

Otro incidente, esta vez por un problema mecánico del Alfa Romeo del finlandés Valtteri Bottas, que se quedó tirado en la recta de meta, obligó a sacar el safety y a desviar, incluso, a los coches por el pit lane.

Hamilton no cambió neumáticos, Verstappen y Russell, como la mayoría, sí, la carrera se relanzó a falta de 12 vueltas. El neerlandés, como cuando campeonó el año pasado, le superó enseguida, casi sobre la línea de meta (tenía que pasarle después de cruzarla), en parte porque el británico se precipitó al abrir la carrera.

El líder se fue a por su décimo triunfo, el cuarto consecutivo, los Mercedes, con enfado de Hamilton, intercambiaron posiciones, y el de Stevenage, de luchar por la victoria, pasó a quedarse fuera del podio al verse adelantado por Leclerc.

Sainz mejoró una posición al superar a Pérez, para ponerse quinto, pero se vio penalizado por una sanción de cinco segundos por una salida insegura de boxes cuando pasaba Alonso, quien se defendió de Norris en la batalla por la séptima plaza.

Con el castigo al madrileño, Alonso acabó sexto tras una remontada de siete plazas, para sumar por décima carrera consecutiva, racha que comenzó en España el 22 de mayo.

La siguiente carrera del Mundial de Fórmula 1 será el próximo fin de semana en el circuito de Monza con el Gran Premio de Italia en juego, con el campeonato de pilotos más de cara aun para Verstappen (109 sobre Leclerc y Pérez) y el de constructores, para Red Bull (135 sobre Ferrari y 30 más respecto a Mercedes).

Carlos Alberto Fernández

El español Carlos Sainz (Ferrari) arrancará primero este domingo en el Gran Premio de Gran Bretaña, el décimo del Mundial de Fórmula Uno, que se disputa en el circuito de Silverstone (Inglaterra), donde su compatriota Fernando Alonso (Alpine) saldrá séptimo y el mexicano Sergio Pérez (Red Bull), cuarto.

Sainz, de 27 años, firmó la primera ‘pole’ de su carrera en F1 al dominar la lluviosa calificación de este sábado, en la que, en su mejor vuelta, cubrió, con el neumático intermedio, los 5.891 metros de la mítica pista inglesa en un minuto, 40 segundos y 983 milésimas, 72 menos que el neerlandés Max Verstappen (Red Bull), líder del Mundial, que arrancará a su lado en la primera fila en una carrera en la que los compañeros de éstos, el monegasco Charles Leclerc (Ferrari) y ‘Checo’ Pérez, cuarto en la cronometrada principal, lo harán desde la segunda.

Alonso saldrá séptimo, desde la cuarta hilera, al lado del inglés George Russell (Mercedes) -octavo este sábado- y por detrás de dos compatriotas de éste, su compañero el siete veces campeón mundial Lewis Hamilton -quinto- y Lando Norris (McLaren), que afrontarán la prueba desde la tercera fila.

Desde la quinta lo harán el chino Guanyu Zhou (Alfa Romeo) y el canadiense Nicholas Latifi (Williams), que por primera vez en su trayectoria en la F1 alcanzó la tercera ronda (Q3) de la calificación.

La décima carrera del Mundial está prevista a 52 vueltas, para completar un recorrido de 306,2 kilómetros.

TEXTO: EFE/Adrian R. Huber

El neerlandés Max Verstappen (Red Bull) recortó la ventaja que le lleva al frente del Mundial de Fórmula Uno el monegasco Charles Leclerc al relegarlo al segundo puesto este domingo en el debutante Gran Premio de Miami (EEUU), el quinto del año, que se disputó en el circuito construido alrededor del Hard Rock Stadium de la citada localidad de Florida. En la que el español Carlos Sainz, compañero de Leclerc en Ferrari, acabó tercero, firmando su noveno podio en la categoría reina, el tercero de la temporada.

Verstappen, de 24 años y último campeón del mundo, logró su vigésima tercera victoria en la F1, la tercera del año -en las tres pruebas que acabó-. En una carrera en la que Sainz, segundo en Baréin y tercero en Arabia Saudí, pero que no había puntuado ni en Australia ni en Imola, recuperó la senda del podio: el séptimo que logra para la escudería más laureada de la historia. Carlos acabó justo por delante del mexicano Sergio Pérez (Red Bull), cuarto este domingo en Miami; donde el otro español, el doble campeón mundial asturiano Fernando Alonso (Alpine), concluyó noveno.

El nuevo ídolo deportivo de los Países Bajos, que marcó, además la vuelta rápida, se coloca a 19 puntos de los 104 con los que lidera Leclerc, que llegará líder a la próxima carrera, el Gran Premio de España, que se disputará el 22 de mayo en el circuito de Montmeló, en Barcelona. ‘Checo’ es tercero en el Mundial, con 66 puntos, siete más que el inglés George Russell (Mercedes) -que remontó del duodécimo al quinto este domingo- y con trece de ventaja respecto a Sainz, que sigue ocupando el quinto puesto del certamen, ahora con 53 unidades

En territorio virgen, en una pista recién estrenada, donde las elevadas temperaturas iban a ser cruciales para definir la degradación de los neumáticos, la prueba se afrontó con mucha menos información de la deseada, dado que en los tres entrenamientos libres -interrumpidos todos con bandera roja- se rodó bastante menos que lo esperado.

Leclerc había firmado el sábado, en la pista construida en torno al Hard Rock Stadium -donde juegan de locales los Miami Dolphins, equipo de la NFL: la liga profesional de fútbol americano-, su tercera ‘pole’ del año, la duodécima desde que corre en la F1. Y tomó la salida desde una primera fila que, por primera vez este curso, fue propiedad exclusiva de Ferrari -algo que no sucedía desde México 2019-, con Sainz a su lado, desde la segunda plaza.

Justo detrás de ellos, al acecho, en la segunda hilera, los dos Red Bull de Verstappen y ‘Checo’, que venían de firmar un doblete para la escudería austriaca en Imola (Italia). Y detrás, en la tercera, dos excompañeros que están viviendo suertes dispares -alejadas de lo que se hubieran imaginado antes del arranque de la temporada-: el finlandés Valtteri Bottas (Alfa Romeo), séptimo al final; y el séptuple campeón mundial inglés Lewis Hamilton (Mercedes), que concluyó sexto.

Alonso arrancaba undécimo, en una parrilla de la que desaparecieron los Aston Martin del cuádruple campeón mundial alemán Sebatian Vettel (2010-13, con Red Bull) y el canadiense Lance Stroll, que tomaron la salida desde el ‘pit lane’. Con el neumático duro, al igual que Russell (Mercedes). El resto de los que tenían opciones lo hizo con el compuesto medio.

Carlos tenía a Verstappen saliendo justo detrás, por el lado limpio de la nueva pista, en la que se rodó en sentido inverso al del de las agujas del reloj. Y el neerlandés lo rebasó por el exterior de la primera curva; en una salida en la que volvió a brillar Alonso. El genial piloto asturiano ganó cuatro posiciones de una sola tacada -entre ellas, la de Hamilton- y ya circulaba séptimo antes de completarse la primera de las 57 vueltas que se dieron a la nueva pista de Miami: la undécima que albergó una carrera de F1 en territorio estadounidense desde que Sebring, asimismo en la Florida, organizase la primera allá por 1959.

‘Sir’ Lewis recuperó el séptimo puesto a Alonso, que en el quinto giro era octavo, con Leclerc rodando con segundo y medio sobre Verstappen, con Sainz tercero, justo por delante de ‘Checo’. Bottas mantenía el quinto, por delante de su ex compañero inglés, que también había pasado a Gasly; que taponaba en esos instantes al doble campeón mundial español.

Verstappen se dio cuenta de los problemas de degradación del neumático delantero derecho de Leclerc y lo adelantó en la recta de meta, nada más comenzar la novena vuelta; con los cuatro primeros rodando en seis segundos y el mexicano de Red Bull a poco más de un segundo de Carlos.

Tsunoda fue el primero de todos en cambiar del medio al duro, en la vuelta 12. Fernando hizo lo mismo en la 16, en una mala parada, con problemas con la rueda trasera derecha, en la que sus mecánicos le hicieron perder tres segundos, lo que aprovechó Gasly para copiar acción, cubrirse, y regresar a pista claramente por delante del de Oviedo, que descendió al undécimo puesto, el que ocupaba en parrilla.

‘Checo’ se lamentaba, en la vuelta 20, de perder potencia; y hasta que no le resolvieron el problema, Sainz logró distanciarse hasta los ocho segundos con respecto al bravo piloto tapatío, que venía de repetir en Imola la segunda plaza lograda en Australia.

El líder del Mundial -ganador en Barein y en Melbourne, las dos carreras en las que abandonó Verstappen- paró en la 24; y el último campeón del mundo lo hizo dos giros después, cediendo momentáneamente la cabeza de carrera a Carlos, que entró en la 27, con una bastante mala parada, en la que tardó en entrar la rueda delantera derecha.

‘Checo’ paró en la misma vuelta y le recortó tiempo al madrileño, que seguía no obstante tercero, con cinco segundos de ventaja sobre el mexicano; cuando Verstappen había recuperado de Leclerc el liderato de la prueba, tras la reorganización consiguiente a las paradas.

‘Mad Max’ anunciaba intenciones repitiendo vueltas rápidas y en la 32 superaba en siete segundos y medio al piloto del principado de la Costa Azul. Cuando Fernando rodaba de nuevo en zona de puntos: décimo, a tres segundos de Gasly.

A veinte para meta cuando era Leclerc el que marcaba los giros rápidos, Verstappen le sacaba casi ocho segundos, es decir, mantenía la ventaja; con Carlos mejorando en seis segundos a ‘Checo’ en su pugna por el tercer peldaño del podio.

Alonso superó a Gasly en la 40, en una acción que fue investigada después de que ambos se tocaran y que se resolvió con una sanción de cinco segundos para el español, que cruzaría octavo la meta, pero que por esa penalización perdió una plaza. Pero el incidente que dio un giro a la trama fue el siguiente toque, una vuelta después, de Gasly con el inglés Lando Norris (McLaren). El joven talento de Briston quedó fuera de carrera; provocando primero un ‘safety car’ virtual que se transformó en coche de seguridad.

Esta circunstancia beneficiaba a Russell, que acabaría ganándole una posición a Hamilton; y a ‘Checo’, que tenía parada ‘gratis’ y colocó las gomas blandas.

El mexicano afrontó la reanudación cuarto, pero en teoría con mejor neumático que los tres de delante, que rodaban con duro. Del mismo modo, colocaba en peligro la tercera plaza de Sainz; y perjudicaba a Fernando, que reanudó octavo, pero con los que tenía detrás -entre ellos su compañero francés Esteban Ocon, que no había parado aún- con neumáticos frescos y blandos; los que habían aprovechado a instalar aprovechando la entrada del ‘safety’.

El coche de seguridad se retiró y arrancó una nueva carrera, a once vueltas. Que fueron vibrantes.

Verstappen se despegó inicialmente de Leclerc y Carlos aguantó las primeras embestidas de ‘Checo’, al que contuvo también en los peores momentos. En cuanto se abrieron de nuevo las zonas de DRS

Interesante fue la batalla de Hamilton y Russell, decidida a favor de éste, con mejores gomas; y que mientras se resolvía supuso que ambos pasaran a Bottas, que se fue largo en una frenada en la que casi se ‘traga’ el muro.

Leclerc calentó mejor su neumático y paso a atacar a Verstappen con vueltas rápidas, que acabaría aguantando posición para anotarse su vigésima tercera victoria en la F1. En la 50 Russell -con el medio- pasó a Hamilton -con duro- y se aseguró el quinto puestso; y dos más adelante, Checo se tiró a cuchillo a por Carlos, pero se pasó de frenada en la primera curva; por lo que Sainz mantuvo el podio y llegará con las esperanzas reforzadas a Montmeló (Barcelona), donde dentro de dos fines de semana se disputará el Gran Premio de España, el sexto de esta emocionante temporada. En el que Alonso, que logró dos de sus 32 victorias en el Circuit de Catalunya, intentará revertir su (mala) suerte.