TEXTO: Víctor Boccone (LÍDER)

El beisbol da para todo. En especial en estos tiempos que podemos ver ganar a un equipo, incluso sin dar un hit durante todo el juego, pero lo sucedido el domingo en la noche con Albert Pujols sobre la lomita fue mucho más allá de los imaginable en la historia de este deporte.

Con 681 jonrones a cuestas, el dominicano subió por primera vez en su carrera a un montículo de Grandes Ligas y no precisamente para hablar con el lanzador. Él mismo fue el encargado de sacar una entrada en la victoria de Cardenales de San Luis por 15-6 ante Gigantes de San Francisco ante 39 mil 703 aficionados en el Busch Stadium, nido de los pájaros rojos.

Aunque la actuación de «La Máquina» no fue la mejor sobre la loma, como ha sido su carrera de bateador en la MLB, al permitir cuatro carreras, entre ellas dos jonrones y trío de hits, su presencia en el morrito será un hecho histórico, pues se convirtió en el cuarto miembro del club de los 500 cuadrangulares que funge como lanzador en un encuentro de Grandes Ligas.

Babe Ruth, con 1221.1 entradas lanzadas en su carrera es el líder de esta extraña lista.

“El Bambino” fungió como lanzador durante diez años en su carrera y en ese período dejó marca de 94-46 con 2.28 de efectividad, además de abanicar a 488 contrarios. Con el madero llegó a despachar 714 jonrones.

El otro que alcanzó a subirse en la loma fue Jimmy Foxx, quien además de sonar 534 jonrones en su trayectoria, lanzó 23.2 entradas (1939 y 1945), dejando 1.52 de efectividad. Por último, Ted Williams lanzó una vez dos entradas ante Detroit, amén de tener 521 HRs.